Buscar
  • Alberto Vélez Valdés

2020: Compensar resultados y percepción de los programas insignia.

El año 2020 será un año donde la sociedad y grupos civiles, académicos, empresariales y periodísticos se empiecen a concentrar en los resultados inmediatos y de corto plazo de los programas insignia nuevos de los gobiernos nacional y estatales electos en 2018. Cada uno de estos 10 gobiernos (Gobierno Federal, Ciudad de México, Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán) como es tradición, entraron con nuevos equipos, ideas y planes de trabajo.


2019 será recordado por el año donde se definió el diseño operativo, el personal a cargo y los recursos económicos destinados a programas como Jóvenes Construyendo el Futuro o la Guardia Nacional, a nivel federal; Puntos de Innovación, Libertad, Arte, Educación y Saberes (PILARES), en la Ciudad de México; Médico 24/7, en Yucatán; Recrea, Educación para Refundar 2040, en Jalisco; entre otras acciones prioritarias orientadas a resolver problemas públicos.

No obstante, la cadena de resultados de un programa se compone no solo de insumos adquiridos, actividades realizadas y de servicios entregados, sino también de resultados inmediatos para la población beneficiaria, así como resultados que permanezcan a corto y mediano plazo y reflejen impacto sostenido a largo plazo en las condiciones de vida de las personas. Estos resultados tienden a verse durante el primer año o después de este, una vez que se consolida la operación del programa. Incluso tienden a no verse físicamente sino a través de datos e indicadores oficiales, hallazgos de informes o evaluaciones, sujetos a debate recurrente en la opinión pública.


La parte de rendir cuentas resultados de los programas insignia ha sido y será un gran reto en 2020 para todo gobierno nuevo y para la población en general, pues conlleva generar evidencia con metodologías precisas y comprensible para audiencias diversas sobre qué beneficios netos producen y con qué recursos públicos. Al respecto de los nuevos gobiernos, actualmente estos reportan información base de sus programas como las metas y los objetivos, así como indicadores de resultados en sus portales de transparencia local y nacional. Asimismo, la mayoría de estos aplicó o tiene pensado aplicar evaluaciones de diseño, procesos, desempeño, consistencia y resultados o impacto a una muestra de sus programas[1].


Aún cuando hay información base de los programas insignia, otro reto de mayor relevancia en 2020 para estos nuevos gobiernos mexicanos y en general para el resto, será el de compensar aquellos resultados que estén evidenciando en cada programa con la percepción subjetiva de las personas y de la sociedad en colectivo sobre los problemas públicos que cada uno pretende resolver[2]. Esto implicará escuchar asertivamente y atender las críticas y propuestas surgidas en protestas sociales al tiempo que surjan, a efecto de evitar que escalen a conflictos más estructurales, como ha sucedido en varios países latinoamericanos este año.


Finalmente, a medida que evolucionan las problemáticas sociales y aspiraciones de vida de la sociedad, en ese sentido debe ser exigible que los programas insignia y tradicionales de los nuevos gobiernos en México evolucionen, si es que realmente quieren dar resultados y dejar una insignia en la calidad de vida de las personas.




[1] Puede consultarse el sitio https://www.plataformadetransparencia.org.mx/ o el portal de transparencia fiscal y presupuestaria de cada gobierno.


[2] El estudio “Calidad de Vida: Más allá de los hechos” del Banco Interamericano de Desarrollo publicado en 2008 profundiza sobre diferencias de percepciones de grupos sociales latinoamericanos ante problemáticas sociales medidas por indicadores objetivos.

11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo